Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.Desde el verano de 2017 se encuentra liberado del trabajo automatizado y evaluado, viviendo la vida pausadamente. Es observador permanente de los efectos del nuevo poder sobre las vidas de las personas. También es evaluador acreditado del poder en sus distintas facetas. Para facilitar estas actividades junta letras en este blog.

lunes, 4 de enero de 2021

LA BUROCRACIA EXPERTA SALUBRISTA Y LA VIDA EN LA PANDEMIA

 

Destronar a la exactitud de su sitial divino.

Elias Canetti

La irrupción de la pandemia de la Covid ha significado la instauración de un nuevo modo de gobierno, en la que una nueva casta médico-epidemiológica asciende a las instancias directivas del estado para promulgar medidas para la gestión de la misma. Estas se refieren a la vida diaria de las personas, que es interferida por este novísimo poder experto. Se puede constatar la paradoja de que la escalada salubrista, que supone la multiplicación de decisiones y medidas respaldadas por el poder coactivo del estado, contrasta con los pésimos resultados en términos de salud.

El nuevo poder experto adopta la forma de una burocracia salubrista, debido a que sus portavoces ejercen profesionalmente en organizaciones que representan modelos de burocracias médicas rigoristas. La OMS representa este modelo. En coherencia con el patrón burocrático, los expertos actúan mediante la reducción de realidades múltiples y complejas a patrones normativos simples y uniformes. Así, reducen los contextos en los que viven las personas en moldes simplificados. Sus edictos a propósito de las distancias en los espacios públicos, el número de comensales en las comidas de encuentros familiares, las categorizaciones con respecto a las relaciones interpersonales, con sus figuras fantasmáticas de convivientes y allegados, adquieren una dimensión patética con respecto a las realidades sociales. El precepto de las burocracias de reducir la multiplicidad de las situaciones a varios tipos simples, se hace imposible en lo que se refiere a la vida cotidiana, que desborda estos moldes normativos. La evocación a Kafka es insoslayable.

Esta explosión de reglamentaciones de la vida promovidas por las nuevas burocracias expertas, tiene como consecuencia la anulación de facto del estatuto de ciudadanía. Las normas se promulgan acompañadas de las sanciones correspondientes, así como la asignación de su cumplimiento a las fuerzas de seguridad. Después de diez meses, se puede afirmar que la pandemia implica una apoteosis policial. La policía interviene en todos los espacios de la vida y se hace omnipresente en el espacio público, alcanzando el espacio privado de los domicilios para asegurar el monopolio de los convivientes, la acreditación de los allegados y el control de los extraños.

Pero el efecto más pernicioso de este frenesí autoritario, es la destitución de facto del estatuto de ciudadanía. La comunicación adquiere la condición estricta de la unidireccionalidad, y cualquier diálogo, conversación, consideración o consulta, queda drásticamente excluida. El nuevo poder experto salubrista no dialoga ni escucha, e impone sus medidas mediante la conminación respaldada en la policía. Cualquier duda o consideración es interpretada mediante la asignación de la etiqueta de “negacionista”. La obediencia requerida adquiere un esplendor inimaginable.

En una viñeta memorable, El Roto afirmaba que nos están convirtiendo en pacientes del estado. Ciertamente, la pandemia significa el retorno del paciente parsoniano obediente, que delega en el médico toda la responsabilidad de la acción terapéutica. Se puede afirmar que estamos inmersos en un proceso de regresión democrática sin antecedentes. La fábula de la clientelización de los sistemas sanitarios se ha disipado súbitamente. Cada cual es definido como un paciente, en tanto que no tiene valor alguno lo que pueda alegar, prestando pasivamente su cuerpo para ser tratado por los profesionales. El conocimiento es un patrimonio de los expertos que se presentan profusamente en los medios para certificar la inhabilitación de la población, así como la confirmación del estatuto de sospechosa.

Este modelo autoritario se ha asentado con el paso del tiempo, mostrando impúdicamente la ausencia de eficacia. Su asalto a la población y su silenciamiento, tiene como contrapartida la generación de una resistencia fatal que adquiere la forma de infantilización. Los niños-pacientes se comportan inadecuadamente cuando el poder pastoral no se encuentra presente. Estas navidades han estimulado múltiples prácticas de desobediencia a las normas promulgadas por los clérigos de la epidemiología. En Madrid, las colas inmensas en Navacerrada desvelan las estrategias de las gentes, que inventan formas de relacionarse y prácticas de vivir nuevas para eludir el control de unas autoridades cuya legitimidad se minimiza hasta alcanzar mínimos inquietantes.

Una de las cuestiones más pésimas de las normas promulgadas por las burocracias salubristas se refiere a la distancia personal. Las aglomeraciones en el transporte público son ignoradas, al tiempo que se censuran las concentraciones en las zonas comerciales y se persiguen en las zonas de ocio. Pero el aspecto más patético de la mística burocrática salubrista de la distancia personal es la de los bares. En las mesas de estos es imposible una distancia entre contiguos que alcance el metro. En mis paseos por Madrid me divierte susurrar cancioncillas acerca de la convergencia de las cabezas en los bares. La credibilidad de los expertos se encuentra por debajo del nivel cero. Solo queda obedecer por temor a sanción. Así, cuando la autoridad no se encuentre a la vista, las reglamentaciones se disipan. Este es el modo de fabricar eso que llaman “tercera ola”.

La burocracia salubrista experta ha constituido un campo de concentración imperfecto. Este funciona en el momento del confinamiento estricto, pero es desbordado en las situaciones abiertas. Los niños-pacientes muestran indecorosamente su competencia para desviar el orden burocrático establecido. Estos movilizan sus capacidades de hacer acompañadas del no discurso. Nadie replica ni expresa abiertamente objeciones a las normas, pero generan comportamientos sofisticados que las erosionan. Una de las invenciones en estas navidades ha sido adelantar los encuentros familiares. Estas situaciones me recuerdan a las paradojas del rígido orden religioso imperante en mi infancia. Nadie replicaba en términos de discurso a las conminaciones de los clérigos, pero la variedad y riqueza de las prácticas para satisfacer las necesidades corporales adquiría la condición de arte mayor. Entonces, al igual que ahora, los rincones adquieren una magnificencia indescriptible, en tanto que espacios liberados de la mirada panóptica de la autoridad.

El problema de este modelo autoritario radica en que nos priva de la capacidad de movilizar nuestra inteligencia y nuestra capacidad de aprendizaje para afrontar las situaciones con las que nos enfrentamos en los distintos contextos en los que tiene lugar la vida diaria. La vida se produce mediante situaciones abiertas y múltiples que desbordan los moldes normativos promulgados por la burocracia epidemiológica. Estas microsituaciones, que siempre son singulares, son susceptibles de nuestra intervención para reducir los riesgos de contagio. Y somos nosotros, cada uno de nosotros, los que vivimos estas situaciones, de modo que nos corresponde resolverlas satisfactoriamente. En este sentido, somos imprescindibles. Nadie nos puede sustituir en cada situación de la vida diaria.

Pero la burocracia epidemiológica nos deniega esta capacidad y nos constituye como sujetos obedientes a unas normas generales que son desbordadas por la multiplicidad y singularidad de las situaciones. Así, somos destituidos como personas y constituidos como sujetos que solo podemos pensar en cómo cumplir las normas. Una cena de tres personas puede ser un acto de riesgo elevado en contraste con otra de doce personas de distinta composición. Todo depende de la inteligencia de los asistentes y su capacidad de generar comportamientos que minimicen el riesgo. Pero si se hurta este protagonismo a la gente, y se le ubica en una situación en la que tiene que obedecer las normas, siendo privada de su capacidad para dilucidar sobre circunstancias que modelan las conductas, el resultado es catastrófico.

Me siento fatal en este orden epidemiológico-policial. Tengo claro en qué situaciones debo utilizar la mascarilla y en cuáles no. Cuando paseo por zonas no frecuentadas del Retiro, la Casa de Campo u otro parque similar, me la quito. Me invade una sensación de vergüenza por ser conminado a cumplir esta norma en una situación de riesgo cero. Detesto contemplar a los paisanos que pasean enmascarados por lugares solitarios. Me siento avasallado por esta burocracia irracional, así como por sus vasallos robotizados que cumplen las normas, pero, como contrapartida, se relajan en los espacios cerrados no vigilados.

Las competencias para vivir en situaciones abiertas y múltiples, son indelegables. Solo se pueden adquirir y fortalecer en libertad, mediante el aprendizaje compartido con los próximos. No somos pacientes en instituciones cerradas, custodiados por profesionales externos, sino sujetos vivientes que solo podemos desarrollar nuestras capacidades en nuestra autonomía. Somos el activo determinante e insustituible de nosotros mismos. La instauración de un campo de concentración salubrista imperfecto solo estimula un resentimiento no racionalizado que tiene como consecuencia la proliferación de comportamientos irresponsables.

El nuevo poder que representa la burocracia del estado clínico, remite al retorno de Eric Fromm y su célebre libro de “El miedo a la libertad”, en el que se analizaban los mecanismos psíquicos que generó el fascismo. En esta ocasión, la producción y explotación del miedo tiene también como consecuencia el conformismo extremo y el debilitamiento del yo. Las disposiciones psíquicas que se están generando resultan fatales para el arquetipo del individuo pasivo, atemorizado, obediente y deprivado de su capacidad de vivir. De este poder, resulta una disposición a aceptar la reducción de libertad a cambio de seguridad. Parece necesario recordar las palabras de Ortega y Gasett cuando afirma que “Vivir es sentirse fatalmente forzado a ejercitar la libertad, a decidir qué vamos a ser en este mundo”. Es mester liberarse de este síndrome de Estocolmo colectivo incubado en el confinamiento.

Parece imprescindible liberarse de este novísimo despotismo médico-estatal y recuperar la autonomía para reforzar las capacidades imprescindibles para asumir nuestra responsabilidad frente al riesgo. Por eso las palabras de Canetti que abren este texto. Destronar la pretendida exactitud que rige en el espíritu de la burocracia salubrista para recuperar la capacidad de abordar lo múltiple, lo abierto y lo indeterminado que rige en las situaciones que vivimos todos los días. Como decía Fromm “El sentido de la vida consiste solamente en el mismo acto de vivir”.

 

6 comentarios:

resu dijo...

Por fin coherencia y lógica ...gracias

jesus dijo...

Todos los inviernos hacíamos las campañas de prevención la gripe con los mismos argumentos. Lavado de manos, toser en el codo o en pañuelos de un uso, líquidos abundantes, no saturar urgencias, cuidarse, evitar espacios cerrados. Resultados urgencias abarrotadas. Este año he visto compañeros por fin lavarse entre pacientes. He visto pacientes que rehuian el centro de salud, en vez de reunirse para hablar y toser se. Yo creo que para algo ha servido.

José Luis dijo...

Jesus: sí, ha servido para que aumente el número de muertes (ancianos abandonados a su suerte, tratamientos crónicos interrumpidos, enfermedades y dolencias graves desatendidas, soledad autodestructiva, "todo es covid y sólo covid"...), para que se estén causando daños sociales irreversibles, para que el pensamiento crítico no circule y sea censurado en los medios, para que las normas coercitivas contradictorias y arbitrarias cercenen cualquier posibilidad de goce,en suma,para que la vida cotidiana sea, literal y metafóricamente, irrespirable.o

Anónimo dijo...

Ayer escribia una oveja en algun sitio "Dejadnos vacunar en paz, miserables"
Nos espera un largo camino

Sandra M.G. dijo...

Enhorabuena! Siempre le he admirado desde que tuve la gran fortuna de ser su alumna. Cada día que pasa recuerdo sus frases que han marcado mi vida en muchos aspectos y le sigo en todas sus publicaciones. Cuanta coherencia a todo lo que está ocurriendo y me alegro que ud siempre siga al pie del cañón. Y sobretodo saber que esta bien. Muchísimas gracias por haberme enseñado a ser una persona crítica y sobretodo por hacerme crecer respecto a todo los que nos rodea. Me alegra mucho leerle. Un gran saludo su admiradora y fan Sandra!

juan irigoyen dijo...

Gracias Sandra, agradezco tus palabras. Solo una puntualización: detesto el significado de la palabrota "fan". Es una relación perversa entre una deidad y un incondicional. Eso no porfa
Saludos cordiales