Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Foto Juan irigoyen

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.

lunes, 9 de enero de 2017

PARAISO TRAVEL



La mutación científica que tiene lugar en el tiempo presente cuestiona que la realidad pueda definirse como una entidad objetiva independiente del observador. Este es quien la genera mediante su propia atención. Las ciencias sociales construyen planos de realidad mediante sus propios programas de investigación. Estos son condicionados por el contexto social en el que se producen, en el que la distribución desigual del poder desempeña un papel determinante. La ciencia social no está liberada de las condiciones sociales en las que se produce.

El resultado del desarrollo de una ciencia social condicionada es la generación de un sesgo de gran magnitud. La mirada de la ciencia, insertada en el campo de poder vigente, determina una selección que sobrerrepresenta a una parte de las realidades sociales frente a otras que son marginadas. La preponderancia de los medios de comunicación sobre el pensamiento y la ciencia social, contribuye a consolidar una distorsión de gran envergadura.

Soy sociólogo y me invade un cierto sentimiento de inquietud cuando se mantiene, desde los años cincuenta del siglo pasado, la subdisciplina de “sociología de la desviación”. En ese saco terminan todas las marginaciones sociales, así como las inadaptaciones que se han sucedido desde entonces, multiplicándose y diversificándose de forma explosiva. La idea de que existe una sociedad integrada, estable y normalizada que represente a una mayoría, que se contrapone con las ‘minorías desviadas’, representa una deformación monumental que conduce a una mirada mutilada. 

La existencia de distintas microsociedades es una de las realidades patentes del tiempo presente. Su crecimiento y sus interacciones remiten a una mutación del control social que trasciende a las sociologías desviacionistas, fundadas en el vaporoso concepto de mayorías centrales. Los temores colectivos crecientes se asocian a la existencia de las distintas microsociedades que se hacen presentes mediante sucesos dramáticos que los media privilegian centrando su atención sobre personas que son presentadas como seres patológicos emancipados de los contextos sociales en los que habitan.

En los últimos tiempos se acumulan y entrelazan varios tipos de marginaciones vinculados inequívocamente a procesos sociales que alteran las estructuras sociales. La desregulación laboral, la globalización, las migraciones y otros determinan un amplio abanico de situaciones de marginación que afectan a amplios sectores sociales  invisibilizados por los paradigmas que modelan las miradas oficiales.

Por eso me ha impresionado la película colombiana “Paraiso Travel”, dirigida por Simon Brand en 2008, cuyo guion se basa en la novela de Jorge Franco publicada en 2002. La película narra un viaje fatal de dos jóvenes desde Medellín a Nueva York, en busca del sueño americano. La vi hace algunos años y aprovecho la ocasión de que se encuentra en youtube para recomendarla. En particular a los aprendices de sociólogos que estudian las migraciones como fenómenos que se pueden reducir a guarismos y legislaciones.

La cámara muestra las sociedades sumergidas que controlan el trayecto, así como el destino final de Nueva York. Así se puede acceder a los mundos sociales en los que viven los distintos tipos de fracasados, marginados y sobrevivientes. Los personajes comparecen en estos contextos en los que predominan las relaciones de fuerza, pero en los que la vida resiste y es posible encontrar amistades y actos benevolentes, altruistas y magnánimos. También aquellos que terminan cruzando las fronteras que consuman la autodestrucción.

La película suscita muchas preguntas y una redefinición de lo que es lo normal. También una ciudad diferente de las guías turísticas o las hermosas películas de Woody Allen.La dirección de la  pelicula completa

El trailer
 







1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias Juan ,por el post y la película.

Saludos Joaquín.