Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.Desde el verano de 2017 se encuentra liberado del trabajo automatizado y evaluado, viviendo la vida pausadamente. Es observador permanente de los efectos del nuevo poder sobre las vidas de las personas. También es evaluador acreditado del poder en sus distintas facetas. Para facilitar estas actividades junta letras en este blog.

lunes, 18 de julio de 2016

PODEMOS Y LOS FOTÓGRAFOS

Podemos es un fenómeno político nacido en el presente, de modo que adquiere inevitablemente las propiedades del mismo.  Una de ellas es la velocidad de los procesos. En su primer año y medio de su existencia se expansiona vertiginosamente, ocupando los espacios vacíos del sistema político y mediático. Su último año significa un proceso de signo inverso, que se produce también con gran celeridad. En este tiempo de retroceso se evidencia la debilidad de su proyecto. El resultado de las últimas elecciones puede ser considerado como efecto combinado de varios factores. Pero su estancamiento está ineludiblemente vinculado a su adicción a las fotografías. Estas son las encuestas, que se definen a sí mismas como fotografías del espectro del electorado.

El bloqueo de Podemos es la consecuencia de que su inteligencia colectiva se nuclea en torno a la demoscopia y a las actividades mediático-políticas que nutren esa esfera en la que cada uno cuenta en el resultado total pero no se relaciona con los demás.  Pero los estados de opinión pública resultantes de las contiendas mediáticas, que agitan los concentrados de las unidades muestrales, no se corresponden con otras esferas sociales. La historia, la economía, la antropología, la sociología y otras ciencias, proporcionan otras perspectivas de la realidad, que Podemos desplaza a la periferia de su reflexión y acción. Encerrados en la esfera mediática-demoscópica su proyecto flaquea y el cortejo de fotógrafos termina por deslumbrarlos mediante su  ubicación  en el género de los selfies.

En los últimos meses la deriva del partido se ha visto estimulado por la esperanza que le proporcionaban las fotografías sucesivas, sin considerar los efectos perversos del Photoshop. Las actuaciones se referencian en la construcción de un espectáculo que alimente el campo de las televisiones y las redes sociales. Pero este no es el mismo campo que el campo político y social, en el que las esperanzas generadas por los grandes sectores carentes de representación política desfallecen, en tanto que la función mediática se reitera sin efecto alguno para los sectores en espera de que sus intereses sean considerados.

De este modo, ha sido inevitable la conformación de un impase letal para quienes propugnan el cambio. El partido, nutrido por las visiones de los fotógrafos-demoscópicos, se ha ausentado del campo histórico en el que se encuentra. Instalado confortablemente en su esfera mediática, se prodiga en gestos autosuficientes celebrativos con respecto a su hipervisibilidad en el mundo mediático,  configurando su imagen de triunfadores en ese mundo hiperreal.   Pero la verdad es que su aceptación en el espacio mediático, abandonando su condición de antiguos inquilinos de renta antigua, para adquirir el estatuto de nuevos y prósperos inquilinos, comporta contrapartidas muy importantes. Su discurso inicial radical ha sido absorbido y neutralizado por esta esfera, en la que imperan unas reglas que unifican todos los discursos y los reducen a la condición de purés, en los que se disuelven los ingredientes originales.

La primera es la pérdida de adaptación de su lenguaje. Es difícil inventar un modelo de comunicación que haga compatible la radicalidad con la presencia en las instituciones políticas del final del ciclo del 78. Pablo Iglesias naufragó en el congreso adoptando retóricas propias de los últimos partidos comunistas tras la autoimplosión resultante del 89.El resultado es catastrófico en los términos de las utilidades que rigen la esfera demoscópica-electoral. Pero peor fue la rectificación, determinada por la ingeniería de la comunicación política, que lo convierte en un muñeco que ejecuta los guiones impuestos por las psicologías positivas. Sus intervenciones en la campaña fueron patéticas, en tanto que lo despojaban de él mismo y de su significación.

La hegemonía demoscópica ha actuado en favor del descentramiento de Podemos. Su definición de la realidad se nuclea en torno a la idea de conseguir una cuota electoral muy importante en el espectro demoscópico, que le abra un camino al gobierno. Pero esta no es realista. Más allá de las fotografías la cuestión radica en cómo desplazar a un gobierno autoritario que se funda en una base electoral muy sólida, así como el control en régimen de propiedad de dstintos dispositivos estatales. Pero la complejidad de la situación resulta de que esta tarea hay que realizarla en un campo político específico,  en el que las fuerzas en favor del cambio se encuentran en distintos grados de conexión, o más claro aún, en complicidad con el poder autoritario que se quiere desplazar.

Es inevitable recordar a Poulantzas y su fértil concepto de coyuntura. En una situación histórica singular tiene lugar el proceso actual, que no es solo conseguir un gobierno que lleve al poder autoritario y corrupto a la oposición, sino que instaure un gobierno fuerte que revierta las principales áreas legislativas legadas por este y que recupere las zonas estatales que detenta en propiedad el poder autoritario. Esta definición de la situación implica una estrategia que privilegie la constitución de un gran movimiento político-social que desarrolle múltiples iniciativas descentralizadas dotadas de autonomía. Pero la verdad es que los movimientos sociales en el presente son muy débiles y están inspirados en el concepto y métodos de los viejos partidos comunistas. Estos construyen los movimientos sobre el principio de subordinación a la política, la jerarquía partidaria y los métodos de movilizaciones estandarizadas y piramidales.

Podemos tiene muy poco peso en estos movimientos, inevitablemente desprovistos de vigor. Siento decirlo tan claro pero estos métodos conducen a su estado lánguido. Porque ¿Qué fue de las movilizaciones  de las marchas contra la pobreza y por la dignidad? Han seguido la senda del decrecimiento, inevitablemente determinados por los principios y las reglas por las que se rigen. Sin renovar los movimientos sociales mediante nuevos métodos y referencias, el cambio político, resultante de una victoria demoscópica-mediática, no será capaz de remover las herencias del gobierno autoritario. En términos fotográficos será solo una apoteosis de selfies de los protagonistas, en trance de descubrir su naturaleza de inquilinos.

Pero el hechizo ejercido por los fotógrafos es incuestionable. Tras la recesión electoral, los procesos internos ratifican el enfoque mediático-demoscópico. En vísperas de las terceras elecciones temo que se intensifique la línea de las fantasías e imaginerías mediáticas. He soñado con Pablo Iglesias revestido por maquilladores que soltaban su coleta, incrementaban su barba, lo vestían con una túnica blanca y ensayaban su discurso sobre las bienaventuranzas. En la España actual no pocos sectores pueden ser aludidos como bienaventurados-desventurados. No, no es eso. Un partido y un liderazgo que tenga el objetivo de reducir el gobierno autoritario no puede adoptar la máscara de nadie que no sea radical.

La consecución de una alta cuota de carisma político es imprescindible, pero es necesario distinguir entre este y el carisma fotográfico. Porque esperar atraer segmentos electorales que se ubican en los graneros de la corrupción y sus cómplices es impensable. Solo un movimiento político y social que acumule fuerzas puede articular una convergencia que modifique el campo político en su favor. La idea central es que se vive una situación excepcional y singular que exige grandes dosis de inteligencia y creatividad. Las cosas van por otro camino. Si recurrimos a la historia, ningún proceso de cambio ha sido protagonizado por dirigentes dotados de la sonrisa de ceremonia comercial que adoptan los líderes de Podemos en los tiempos de recesión.

La demoscopia tiene sus limitaciones. Los cambios políticos se sustentan en agencias de cambio. Pero, en los últimos meses, la organización de Podemos se ha debilitado manifiestamente. La traslación al interior de esta de los referéndums está revestida de patetismo. Esta coexiste con un aparato inequívocamente adscrito al centralismo democrático clásico, que modela los procesos organizativos privilegiando a la dirección y penaliza severamente la diferencia y el pluralismo. La convergencia con izquierda unida refuerza estas prácticas, convirtiendo la confluencia en lo inverso a la cooperación. Me temo lo peor, pues, como apuntó García Montero tras su terrible experiencia como cabeza de izquierda unida a la asamblea de Madrid, “las nuevas generaciones no tienen las virtudes de los viejos comunistas, pero sí todos los defectos”.

Termino aludiendo al dialecto granaíno tan sutil y expresivo en un tiempo que ensalza a “la gente”.  Un paisano les diría “con tantas fotos os habéis apollardao”. Eso es, salidos del carril del campo político histórico y metidos en el extraño mundo de las audiencias y los sondeos, Podemos pierde su identidad, que solo puede ser radical para impulsar un cambio político de esta envergadura. El problema reside en que ser radical nada tiene que ver con los usos y las prácticas de los dirigentes comunistas de los estados del socialismo real. Es justamente lo contrario que eso. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu mirada analítica no deja indiferente. Tu capacidad para expresar por medio de otras artes la exactitud de los hechos, es sublime. Así lo haces de nuevo a través de la expresión granaína a la que aludes.
En estas pasadas elecciones fue la primera vez que fui a un mitín, fue de Podemos en Barcelona, con las grandes. La salida de Pablo Iglesias da cuentas de lo que mencionas en esta entrada. Parecía más un concierto de Alejandro Sanz.
No sé si te has fijado en el gesto que hace Errejón últimamente. En el mitin también lo hizo, alza un brazo y con sus dedos hace el gesto de viva. Cuando lo vi me di perfecta cuenta de que sus estrategias iban en la línea equivocada. Es un gesto que hacen las generaciones jóvenes (la mía y menores) al hacerse una foto. En plan pose selfie guay postureo, todo muy superficial. Definitivamente el capitalismo consumista nos colonizó."un fantasma recorre Europa...", pero no es el comunismo, sino su opuesto.
Qué diría Neil Postman de esto....


Silvia

juan irigoyensánchez-robles dijo...

Gracias Silvia.Sí, una izquierda guay, algo de eso hay. Pero la carita de Pablo Iglesias, esculpida por los expertos en comunicación no verbal, es antológica. Pierde toda su singularidad y rebeldía para convertirse en una nada de marketing. Ahora por las paredes hay una campaña de un banco que utiliza el rostro y la sonrisa de Iniesta. Es una desfiguración semejante. Pero lo insólito es querer protagonizar un cambio político con esa sonrisa de apollardao