Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.Desde el verano de 2017 se encuentra liberado del trabajo automatizado y evaluado, viviendo la vida pausadamente. Es observador permanente de los efectos del nuevo poder sobre las vidas de las personas. También es evaluador acreditado del poder en sus distintas facetas. Para facilitar estas actividades junta letras en este blog.

viernes, 1 de diciembre de 2017

TOMAR LA PALABRA



En el tiempo presente la simulación y la falsificación adquieren una dimensión macroscópica. Las instituciones se apoderan de los contenidos de los cambios requeridos para bloquearlos desde su interior. La perversión institucional alcanza niveles insospechados. Todas las causas sociales imaginables son absorbidas por los discursos institucionales, para ser vaciadas mediante la proliferación de instancias especializadas que neutralizan las presiones al cambio. De este modo, los cambios se estancan y se produce un desánimo de las personas que los apoyan. La producción del escepticismo queda convertida en una obra de arte  por parte de las instituciones pervertidas.

La universidad es una institución especial, que instituye el milagro de conservar sus estructuras autoritarias --que favorecen el dominio de los docentes, en particular de los ubicados en los estratos superiores, en detrimento de los estudiantes—al tiempo que absorbe todos los contenidos derivados de los malestares sociales, para disiparlos en sus prácticas institucionales. El resultado es una apoteosis del cinismo que carece de parangón. De este modo “roba” los contenidos a cualquier propuesta de cambio, desactivando a cualquier agente de cambio.

El acoso sexual, al igual que otras formas de violencia de género, es una realidad múltiple que se encuentra inserta en todas las relaciones institucionales. Se trata de una realidad vivida por todos los participantes en las actividades cotidianas de la organización. Siguiendo su pauta habitual, la universidad se apodera de este problema, creando un órgano especializado presidido por un notable de guardia. Este hace un protocolo, una línea de comunicación pública institucional y un día simbólico de celebración formal en la que toman la palabra las insignes autoridades.

Pero resulta que ante los problemas reales surgidos en las aulas, estas instancias especializadas y sus protocolos se subordinan al elemento estructural permanente de esta organización, que es un corporativismo desbocado. Los profesores son protegidos mediante la omisión de investigación de las denuncias, el silenciamiento de los procedimientos, la ausencia de sanciones efectivas y el fabianismo en los procesos, que demoran sine die la resolución. 

En todas las facetas de la vida académica se puede constatar la ausencia integral de un concepto de buenas prácticas. Este se puede especificar en todos los órdenes. He vivido en mis largos años como profesor múltiples situaciones que me gusta denominar como “cosmológicas”, de incumplimientos graves, plagios de cinco estrellas, utilización de los estudiantes para la investigación, omisión de responsabilidades y, también acoso sexual y otros problemas vinculados a discriminaciones de género. El orden universitario se encuentra vaciado de un ethos congruente con su supuesta función.

En estas condiciones, cualquier cambio implica tomar la palabra por parte de los afectados ante el bloqueo de cualquier procedimiento institucional. Se trata de pujar por espacios en donde se imponga la voz de los afectados. Esto implica un momento de ruptura, en tanto que la institución remite a los emergentes a su orden interno, que, como he señalado con anterioridad, implica encerrar el problema en un carril sin salida.

El video muestra la toma de palabra de un grupo de estudiantes en la facultad de Derecho de la universidad de Granada ante la falta de receptividad de los órganos oficiales ante los problemas suscitados. El video es muy elocuente. Que cada cual haga su lectura. No puedo evitar sintetizar la mía. Lo más considerable es la constatación de la frialdad y distanciamiento del acto académico. Las imágenes son impresionantes. Sin público; las autoridades rodeadas de una corte de dependientes; sin tensión alguna; exhibiendo un ritualismo destructivo…

La irrupción de las chicas que toman la palabra se encuentra cargada de sentido. Estas ponen en práctica la única alternativa que tienen, que es tomar el espacio y exponer su voz. Me ha impresionado favorablemente su saber estar. Están justamente en su sitio, que no es el de un sujeto pasivo que ha pagado una matrícula, sino la de una persona activa que tiene que actuar para estar incluida. Me encanta el tono con el que afirman “Nosotras hablamos ahora”. Eso es.

No obstante, el conjunto del video muestra una realidad sórdida, en tanto que las chicas no obtienen respuesta alguna a los problemas que suscitan. La cuestión principal es si a las autoridades les queda algo de vergüenza. Pero la verdad es que en una institución así, las buenas prácticas solo pueden sostenerse en el arraigo en las personas, y no en un protocolo falsario que contribuya a construir una fachada institucional hueca. ¿Esto es educación?

Muchas gracias y un abrazo para todas las participantes. Vuestra acción nos permite imaginar un futuro mejor


6 comentarios:

Futbolín dijo...

Un futuro mejor, seguro que si, emocionante el vídeo, gracias Juan.

Juan Irigoyen dijo...

Gracias a ti. Es un documento muy esclarecedor. Lo más importante es constatar la desatención a las víctimas y las jornadas de celebración con premios a ellos mismos. La monarquía actúa como referente en España. Existen miles de pequeñas monarquías en las instituciones.

psimoneasp dijo...

I M P R E SI O N A N T E!!!

Gracias Juan por darlo a conocer y gracias a las estudiantes por su valentía, por su coraje.

Al ver el video..., descubres que hay esperanza!! Otro mundo sigue siendo posible...

Abrazo grande

Juan Irigoyen dijo...

Gracias a ti Pablo. Compartimos el horizonte de un mundo mejor diferente al del neoliberalismo

silvia dijo...

Muchas palabras me vienen a la mente al ver el vídeo: VALENTÍA , CORAJE, FUERZA, SORORIDAD... No sé si encuentro las palabras suficientes para expresar lo que me genera el vídeo, la fuerza que transmite es brutal, la valentía de poner sus cuerpos y tomar sus voces, el coraje de desarticular la hipocresía casposa de la UGR, de su discurso aprovechao, y haciéndolo delante de las propias personas que lo representan... Fuerza, valentía y coraje de exponerse de esa manera, de contar sus historias.... Qué tremendas, gracias por compartirlo.
Hay una frase que dice que lo único que necesitas pa iniciá una revolución feminista es una amiga... Y otra, y otra, y otra. Lo que llamamos Sororidá. Que es lo que materializan estas mujeres con su acto.

Por otro lao... Menos mal que al final se unen dos o tres, porque la incredulidad del público y su impasibilidad es denigrante.

GRACIAS A LAS PARTICIPANTES!!!!!
Otro mundo será posible, por mucho que nos bombardeen con la supuesta desafección politica y social de la juventú! Ojalá hubiera vivío yo esto en mis años de universidá!!

Juan Irigoyen dijo...

Gracias Silvia. Creo entender el sentimiento que suscita en ti el video por tus vivencias en lo que llamas "casposa UGR"