Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.Desde el verano de 2017 se encuentra liberado del trabajo automatizado y evaluado, viviendo la vida pausadamente. Es observador permanente de los efectos del nuevo poder sobre las vidas de las personas. También es evaluador acreditado del poder en sus distintas facetas. Para facilitar estas actividades junta letras en este blog.

sábado, 30 de septiembre de 2017

EL CESE DE JOAN CARLES MARCH: ENTRE LAS ANACONDAS Y LAS MAMBAS NEGRAS



He conocido la noticia del cese de Joan Cales March casualmente, en un vagabundeo  por internet. En el mismo, ha llamado mi atención el particular suicidio de un youtuber ruso, que se hizo morder por una mamba negra para grabar su muerte en directo. El azar ha determinado esta extraña asociación. No obstante, el medio en que se ha desempeñado Joan Carles como director de la EASP, se encuentra poblado de una fauna variopinta, entre la que se encuentra la temible mamba negra. No es de extrañar que finalmente alguna haya terminado mordiéndole fatalmente. En la selva político-gerencial se producen constantemente víctimas, que son devoradas por los depredadores políticos, necesitados de la renovación de las ilusiones infundadas que suscitan sus proyectos.

Conocí a Joan en la misma escuela, pues ambos arribamos allí en 1988. Sin ánimo de glosar su persona, se puede afirmar que siempre sobresalió por su inteligencia. Esta virtud otorga singularidad a sus portadores. En los dos años que estuve por esas tierras pude vivir el comienzo de su carrera ascendente. Pero en España, y también en Andalucía, la inteligencia es preciso camuflarla, en tanto que es una virtud escasa en las esferas de la política y de la alta administración. La inteligencia de Joan, que es marcadamente mediterránea, es difícil de ocultar. Así desde siempre ha suscitado recelos y desconfianza en los cielos decisorios.

En este caso, como en algunos otros, se trata de lo que me gusta denominar como “inteligencias no encuadrables” en medios regidos por la obediencia. En la universidad he vivido esta situación en varias ocasiones, con alumnos dotados de inteligencias no encuadrables en la homogeneidad, así como en la mediocridad requerida a un estudiante. En la trayectoria de Joan se pueden identificar distintos logros derivados de su tensión creativa, que se pueden definir como originales. Así se ha incubado un tipo portador de un componente extraño, en un medio donde un directivo es un ejecutor de directrices. 

Tras mi salida de la escuela, se puede constatar una bifurcación muy considerable de nuestras trayectorias. Las diferencias entre nuestros posicionamientos son muy considerables, pero siempre he apreciado la inteligencia de este mallorquín tan alejado del Mediterráneo, habitando el medio organizativo del magma sanitario andaluz. Le he invitado un par de veces a mi clase de sociología de la salud en la facultad, en donde acreditó sus capacidades, así como su adaptación a contextos muy diferentes de los que se encuentra. En particular recuerdo una clase en la que presentaba un programa de tratamiento a consumidores de heroína. Estaba acompañado de un profano involucrado en el problema. Su conexión fue un verdadero espectáculo, así como la constatación de las restricciones de la visión técnica.

En julio de 2013 escribí un post en este blog, El magma, definiendo el extraño mundo de la dirección de organizaciones públicas, atrapadas entre la repetición mecánica del management irreflexivo y una clase política infradotada de capacidades de dirección y sumida en una carrera hacia ningún lugar. Joan es un extraño habitante de este magma en el que naufragan todos los proyectos creativos. La escuela misma ha experimentado un estancamiento manifiesto. Los depredadores de las cúpulas estatales matan lentamente, por estrangulamiento.  En los últimos tiempos la gente de la escuela se mostraba aliviada por la dirección de Joan. La respuesta parece inevitable: si la anaconda no es eficaz es reemplazada por la mamba negra.

La deriva en Andalucía del sistema político, los partidos, la administración y el sistema sanitario, se encuentra inscrita en el estancamiento. La reproducción de todas las estructuras se encuentra en estado de congelación. Lo peor es que las élites son secuencialmente peores que las anteriores, que son quienes les designan. La administración sanitaria andaluza se encuentra poblada por gestores centrados en los beneficios que pueden obtener en el espacio en el que se asientan las empresas que complementan la asistencia. Junto a ellos los obedientes cuyo juego consiste en mantenerse todo el tiempo que sea posible, trabajándose el siguiente destino. Los creativos se encuentran en  fuera de juego. He soñado con una reunión ficticia que presidía Verónica Pérez y estaba presente Joan. Cuando terminó esta preguntó a sus acólitos ¿quién es ese listillo?

Junto con este post reproduzco el del magma, en el que se hace un análisis más completo del entorno que ha hecho inevitable el cese de Joan. También un mensaje de apoyo personal y una recomendación: Existen múltiples antídotos para las mordeduras, lo peor es que todavía no se ha avanzado en las soluciones para abrazos no deseados. Yo te envío uno cordial.

13 comentarios:

Rodrigo Avendaño dijo...

Excelente texto Juan. Me llama la atención cómo se mantiene este sistema antropofágico de sus mejores directivos en Andalucía. Una gran pena. Muchos saludos y ánimo desde Chile. Un ex alumno tuyo y del master de la EASP.

Juan Irigoyen dijo...

Gracias Rodrigo
Lo peor es que el empeoramiento permanente impide cualquier emergencia positiva. Desde que ha aparecido Susana Díaz todo va a peor.
Saludos cordiales

Joan Carles March Cerdà dijo...

Mil gracias Juan. Tu post es un ejercicio de tu brillante manera de hablar, escribir, disertar, explicar,.... También agradezco el mensaje a Rodrigo. Un abrazo cordial (sin Verónica Pérez, presente por favor)

Juan Irigoyen dijo...

Gracias a ti Joan
Ahora te hablo como las viejas madres "tú no te metas en nada raro que hay mucha gente mala por ahí. Haz tus cosas provechosas de profesional, nada más"
Un abrazo

Juan Antonio Garcia Pastor dijo...

.
Ha sido un decisión política muy insatisfactoria.
.
La destitución de un crack como Joan es una flagrante falta de reconocimiento a una excelente labor y de un desacertado liderazgo político de quién lo decidió, que afectará de alguna forma a la iniciativa y la motivación de los profesionales de la Escuela.
.
Como decía un profesor de matemáticas mío, cuando respondíamos de forma insensata: "la ignorancia es atrevida".
.
Pues eso.
.

Colaborador dijo...

Juan como siempre tan diáfano. Pero lamentablemente en este país, es una ley inexorable que en toda organización política, los mecanismos de selección adversa vayan consolidando a los más incompetentes. Un saludo, mi apoyo y un abrazo a Joan Carles, de quien tanto aprendí. Paco G. España

Juan Irigoyen dijo...

Gracias Juan Antonio y Paco. A pesar de que considero que Joan es una persona muy valiosa, leer Crack me suena extraño. Creo que las organizaciones públicas andaluzas van más allá de las leyes inexorables de las organizaciones. Un factor fundamental es la alternancia política. Al no haber sido experimentada esta por las generaciones, ya en plural, de políticos y gestores, la situación se degrada aún más.

Juan Antonio Garcia Pastor dijo...

.
Aplico el concepto de crack en el campo empresarial.
.
Me refiero a un profesional de alto potencial y rendimiento y que debemos retener en cualquier empresa por su potencial y competencia.
.

Javier Segura dijo...

Desde la atalaya madrileña no puedo apreciar y entender todos los guiños y metáforas con que explicais este inexplicable cese de Joan, en el contexto del "ecosistema" politico-institucional andaluz, desconocido para mí.

Sin embargo, me resulta por desgracia muy familiar esta dinámica institucional de deshacer con pasmosa facilidad los procesos de cambio laboriosamente empujados y dispersar de un plumazo a equipos complejamente trenzados.

Algunos de nuestros maestros nos enseñaron que tenemos que tener en cuenta que los proyectos "contrainstitucionales" (antiburocraticos) tienen siempre una vida limitada, pero que tambien siempre dejan una fértil semilla que brota en otra parte.

Sin embargo, no deja de entristecernos cuando llegan a su fin. Desde esta experiencia de haber gestionado varios procesos similares, solo me queda el enviarle otro abrazo a Joan (y de paso, otro a mi admirado Juan) y esperar encontrarle pronto en el próximo sembrado.

Javier Segura del Pozo

Juan Irigoyen dijo...

Saludos Juan Antonio
Lo del crack es un asunto secundario en este caso.
Como profe universitario vivo con jóvenes que utilizan lenguajes procedentes de los medios. Uno de estos es este. Yo resisto esta invasión como puedo. Por poner un ejemplo tendría dudas en llamar crack a James Joyce, Lezama Lima, Borges o los Goytisolo. Tampoco a Bach o a Joan Miró. Con Miles Davis tendría que pensarlo más. Sin embargo a Cruiff, Guardiola o Messi les llamaría así sin problemas. También a Woyoming.
Este es un asunto que denota la decadencia de las viejas ciencias sociales en las que me reconozco

Juan Irigoyen dijo...

Gracias por el comentario Javier. Tratando de sintetizar sobre el ecosistema político-institucional andaluz que tan misterioso se entiende desde más allá de Despeñaperros, se puede contar así:
En todo el largo período democrático no se conoce la alternancia; un solo partido ha gobernado ininterrumpidamente; su origen es de izquierdas;
pero en tan largo tiempo tiene que coexistir con los intereses económicos de las empresas;
así es inevitable el desplazamiento a la derecha;
pero mantiene equilibrios en el discurso y sus máscaras;
termina por hacer de la administración una propiedad patrimonial;
ha experimentado que sigue ganando electoralmente pese a la acumulación de sus adversarios
sus élites son reemplazadas por contingentes procedentes de dentro del partido
De ahí resulta un autoritarismo manifiesto.

Ya que utilizas el término contrainstitucional, esta es una historia que solo puede ser analizada desde el psicoanálisis. Por eso la complejidad de las comunicaciones, las respuestas y las pulsiones de sus víctimas acumuladas.

Un abrazo para ti y tus proyectos fértiles

Emilia Salmerón dijo...

Es la única manera de que los incompetentes no lo parezcan tanto: redearse de alguien aún más incompetente. Y así nos va.

Juan Irigoyen dijo...

Gracias Emilia
La persecución del talento que se practica es el vínculo con el pasado autoritario.