Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Foto Juan irigoyen

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.

sábado, 15 de abril de 2017

REENCARNACIÓN EN LA CIRCUNVALACIÓN DE GRANADA





Las élites granaínas apuestan por un proyecto de desarrollo local nucleado en torno a la creación de infraestructuras que estimulen las inversiones por sus impactos en el espacio. En ausencia de una clase empresarial con capacidad de crear empresas productivas, los centros comerciales adquieren una centralidad desmesurada en la actuación del entramado de grupos inversores y beneficiarios. Pero la incesante creación de estos tiene lugar de un modo en el que el último destituye al anterior, absorbiendo a la mayor parte de las empresas comerciales que le constituyen. Así se implementa una noria fatal en la circunvalación de la ciudad, en la que el nacimiento de un macrocentro tiene lugar sobre la ruina del anterior. El resultado es una extraña reencarnación de un solo proyecto, que se consagra en sucesivos lugares de tan inquietante infraestructura.

El nuevo centro comercial Nevada representa la última reencarnación del proyecto único de esta trama de élites que crean y destruyen sobre el suelo. Así se consuma una secuencia fatal que empieza en el centro comercial Neptuno, enclavado en el interior de la ciudad, que es conducido a la ruina por emigración de sus negocios a las nuevas catedrales, el complejo Kinépolis principalmente, asentado en Pulianas. Este descansa sobre el tirón de Media Markt y otras empresas comerciales punteras que atraen a un conjunto de empresas de acompañamiento, complementados por los negocios del ocio. Tras un primer año de esplendor, la decadencia comienza mediante el uso selectivo por parte de los consumidores de estas catedrales. Los bares, restaurantes y hostelería decaen, así como las tiendas menores que acompañan el proyecto. Esta es la señal que indica la mudanza próxima a una nueva localización en la que se reencarna el espíritu del centro comercial.

Pero el factor acelerador del óbito comercial tiene lugar cuando los medios de comunicación al servicio de las élites de la reencarnación comercial anuncian un nuevo centro con otra localización. El optimismo delirante que acompaña las comunicaciones, expresado en las cifras que cuantifican las previsiones de empleo, así como el volumen de desplazamientos por la mitológica autovía que conduce siempre a algún paraíso comercial devenido en un cielo simbólico. Así se generan renovadas expectativas en torno al siempre penúltimo recinto sagrado que representa la redención económica, en tanto que reclama la creación de más infraestructuras.

La verdad es que la población del área metropolitana de Granada constituye una sola área con respecto a la capacidad de compra efectiva de su población. Este es el gran secreto que subyace bajo las sucesivas reencarnaciones comerciales. Por consiguiente, es una falacia afirmar  que los empleos de cada uno suman entre sí. No, por el contrario se reemplazan favoreciendo la gran rotación precaria, axial en las economías del presente. Pero su valor comunicativo radica en la generación de unos juegos de cifras que alimentan las esperanzas de los compradores móviles que se desplazan por la autovía para experimentarse como consumidores, actividad en la que han superado a sus abuelos y padres. Así las familias se congregan en los espacios celebrando la modernidad y el progreso, en tanto que los más jóvenes son los guías del grupo por los laberintos poblados por las mercancías y sus iconografías.

La creación del centro comercial Serrallo Plaza constituyó un acontecimiento discursivo que estimuló las esperanzas y los sueños de un pueblo consumidor tan piadoso y esforzado. Las mismas empresas que conforman el complejo comercial global se ubicaron allí en espera de las sinergias derivadas de su coexistencia espacial. El éxito del proyecto fue incuestionable. Los fines de semana se concentraban grandes contingentes de gentes en búsqueda de su experiencia de compra social. Tras la sinergia de las magias comerciales se oculta discretamente el flujo de intercambios de beneficios, operaciones, comisiones, favores, colaboraciones y otros negocios públicos y privados que sustentan los beneficios de las venerables élites económicas empresariales granaínas, así como su pareja de hecho, las élites políticas extractivas, que en esta ciudad representan una parte muy importante de la actividad económica total. Por este centro comercial y las actividades derivadas de las recalificaciones de los suelos próximos, están requeridos por lo penal el antiguo alcalde y algunos de sus concejales más emblemáticos. Esta secuencia de actividades terminó con el gobierno municipal del pepé, que siguiendo la pauta imperante en la misteriosa ciudad de la Alhambra, también se ha reencarnado en otros gobiernos emprendedores, en los que la reencarnación institucional es protagonizada por distintos actores intercambiables en el puzzle político-empresarial local.

El Serrallo Plaza detentó efímeramente el podio del progreso expresado en la simbiosis entre la compra y el ocio. Sus arquitecturas monumentales y su ubicación junto a la autovía, denota su naturaleza de sede del progreso local, incluyendo a los sucesivos espíritus asociados a la expansión de las infraestructuras y zonas residenciales segregadas. Pero su reinado ha resultado efímero. Una vez que los suelos próximos han rendido sus réditos, el complejo de poder local emigra a otro espacio en el que se reencarne el espíritu comercial y se desencadenen los procesos asociados a la revalorización de los suelos. Este es el centro Nevada. Sus arquitecturas son más monumentales, pero clonadas de los edificios imperantes en los tiempos de divorcio entre el beneficio económico y la estética y el buen gusto.

La nueva reencarnación granaína reaviva el mito del acceso y la movilidad. No existe transporte público, tan solo un autobús que pasa cerca de allí cada hora. Los taxis, corresponden al municipio de Armilla, de modo que la insuficiencia de este servicio se hace patente. Pero la accesibilidad se encuentra determinada por un sistema de coherencias. Los compradores son consumidores de segundo orden, en tanto que en su mayoría han cumplido el precepto central del progreso local, consistente en comprar una vivienda en las urbanizaciones diseminadas por todas las periferias imaginables. De ahí su naturaleza de poblaciones motorizadas. Todos juntos acuden a celebrar la multiplicación de los aparcamientos, tras la que se accede al recinto sagrado. Así se trata de una actividad que reconstituye la familia y la relación entre las generaciones, tan deteriorada en otros espacios de la vida.

El novísimo centro comercial ha suscitado una actividad considerable de los tribunales, que han dictado varias sentencias con respecto a factores asociados a su constitución. En espera de la siguiente reencarnación espacial, este centro terminará por producir terremotos institucionales, políticos y judiciales. Armilla es un municipio con abolengo en estas lides. Porque este palacio de la compra certifica la defunción de la vega de Granada, rodeada y penetrada por múltiples proyectos basados en el asfalto y el cemento.

En esta última reconstitución productiva resalta un elemento nuevo. Se trata de la apertura de un centro de PRIMARK., que abre su primera tienda en Granada. Me parece un tema sugerente para escribir singularmente sobre el mismo.  En mi primera visita me impresionaron las colas que se concentran en los tiempos de más intensidad, así como la apoteosis celebrativa de las gentes que lo recorren, penetrando en todos sus rincones en busca de la ganga insólita, que impresionará a sus interlocutores cotidianos tras la jornada de aventura comercial. Así la gente cartografía el recinto inventando itinerarios imposibles en la excitante actividad de descubrir el tesoro. Cada uno es obsequiado con una enorme cesta que se ve obligado a llenar. Pero el factor más sorprendente es el éxtasis familiar. Una persona joven grita cuando encuentra una ganga y requiere a voces a sus ancestros. El arte del low cost parece disolver así la solidez de la renta familiar en este misterioso pueblo motorizado y endeudado. 

Pero, en tanto que el recinto es el escenario de euforias sucesivas por parte de los buscadores de tesoros valorados en pocos euros, se hacen visibles los múltiples trabajadores reponedores, que junto a los de las cajas y la seguridad, conforman la población activa que es transformada por los medios y otras extensiones de los poderes en dígitos susceptibles de juegos de prestidigitación, que constituyen el núcleo de esta época, y en los que tienen lugar la multiplicación de los trucos, de los que se hace una obra de arte. Estos trabajadores uniformados no comparten las euforias de sus clientes y hacen visibles sus tensiones para cumplir con el estricto imperativo de la última versión consumista del “just in time”.

El Centro Comercial Nevada es una reencarnación del espíritu del extraño progreso de este tiempo. Porque su arquitectura es una clonación de los múltiples gemelos que se diseminan por todas partes. Su falta de singularidad contrasta con el de la naturaleza doblegada. La vega es, o fue, un paisaje único y singular. Pero la movilidad del pueblo de conductores y visitantes de ocasión se dirige hacia lo estereotipado y  lo idéntico, que se encarna en estas arquitecturas monumentales y unificadas por la fealdad. Por eso no puedo evitar sonreir cuando los fines de semana se forman grandes columnas mecanizadas de recintos móviles en busca de una extraña experiencia, en la que lo sensorial se encuentra devaluado. Misterios del progreso.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto es el colmo del cinismo juan, qué te parece?


...concienciar a la ciudadanía en torno a este espacio único, está organizado por las plataformas "Salvemos la Vega" y "Vega Educa", con la colaboración de la Diputación de Granada, el Ayuntamiento de la capital y 33 municipios del entorno
...

http://cadenaser.com/emisora/2017/04/17/radio_granada/1492452756_918346.html

saludos, ana maría

Juan Irigoyen dijo...

Gracias Ana María
En mi opinión se trata de cinismo por parte del sistema que manipula la acción de estas plataformas y movimientos sociales. En tanto que la Vega es objeto de ubicación en el trastero de la "concienciación" la política de las instituciones representativas se focaliza en actividades que la destruyen. Así establece un diálogo sordo conn las plataformas desp`rovisto de todo compromiso efectivo. Lo mismo pasa con la emigración y otros problemas sociales. No es difícil encontrarse en la calle una ong que pretende "concienciarnos" acerca del destino de los sirios u otras causas, en tanto que el estado realiza una política dura en su contra.
Saludos