Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Foto Juan irigoyen

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.

jueves, 15 de septiembre de 2016

GRAN HERMANO Y EL SINÓPTICO QUE VIENE



Gran Hermano es un concurso televisivo que concita la adhesión de unas audiencias muy numerosas, al tiempo que es menospreciado por las gentes cultivadas, en tanto que es considerado como un entretenimiento para personas  situadas en la base de la pirámide del gusto cultural.  GH significa la instauración de un sinóptico, un dispositivo en el que una masa de espectadores contempla una competición entre personas encerradas en una casa. Pero la esencia de este evento es que los telespectadores intervienen decisivamente en el mismo, mediante las votaciones que deciden distintas cuestiones, entre ellas los ganadores y perdedores. De este modo, cada edición crea un mundo compartido en el que concurren millones de personas involucradas emocionalmente en el juego con distintas intensidades.

En los diecisiete años de emisión  se conserva la esencia de este espectáculo, pero las tecnologías de la comunicación y la información experimentan saltos que permiten la intensificación de las interacciones y la intervención del público en mayor grado y de distintas formas. Internet, el smartphone y las redes sociales multiplican las actividades interactivas de la masa de seguidores que moviliza este evento mediático. Las últimas ediciones, y la que se ha inaugurado la semana pasada en particular, representan la instauración de un mundo vibrante que se conforma como el gran escaparate de la novísima sociedad postmediática, en la que la sólida alianza entre la televisión interactiva, los ordenadores, las tablets y la telefonía móvil instituyen un nuevo orden comunicativo y social, que se asienta sobre las realidades virtuales producidas por los programadores.

Gran Hermano desborda las categorías convencionales que lo asignan como un entretenimiento que lo ubica en la esfera del ocio. Por el contrario, se trata de uno de los acontecimientos más sustantivos del nuevo orden social. GH supone la creación de un mundo social autónomo en el que participan intensamente millones de personas. Además, este representa mucho más que un espectáculo. En el concurso  se reinventa un guion que trasciende ese mundo para extenderse a todas las esferas sociales. En este sentido, el espectáculo que se representa no es inocente. Por el contrario, representa un conjunto de coherencias con el modelo social dominante, su cuadro de supuestos y valores y su patrón del yo.  Así, significa un dispositivo de producción de la subjetividad.

GH es un juego de competición, en el que cada participante tiene que eliminar a sus competidores mediante la adopción de distintos comportamientos, estrategias, tácticas, alianzas y prácticas. Lo decisivo es ganar, siendo superfluo todo lo demás. Para ello es lícito adoptar distintas máscaras, encubrir, ocultar, fingir, simular, engañar y aparentar. El sujeto que genera el juego es inverso al definido como ciudadano en la modernidad, fundado en virtudes cívicas. Pero, si la contienda permanente se extiende a todas las interacciones, se conforma una paradoja esencial. La obediencia a las reglas fijadas por los programadores y su representación en la casa y en las pantallas, el súper, es tan incuestionable que se asemeja a la de los conventos, los ejércitos o las aulas convencionales. Se pide a los sujetos que se diferencien y pugnen entre sí, pero, al tiempo, que obedezcan meticulosamente al poder. La explosión de la obediencia llega a extremos insólitos. Los concursantes son requeridos a realizar acciones humillantes. En la presente edición, en las primeras sesiones se han prodigado distintas humillaciones que los participantes asumen como incuestionables.

De este modo GH se configura como generador de un orden simbólico en el que los sujetos tienen que luchar entre sí, ser creativos adoptando estrategias flexibles frente al devenir de los acontecimientos, desarrollar repertorios sofisticados en la expresión de su yo, ser positivos confiando en sus fuerzas, ser obedientes en extremo, aceptar la programación externa de la autoridad que promueve reglas que en ocasiones exige su humillación, así como aceptar el dictamen de la audiencia, que interviene decisivamente en los sucesivos eventos. El individuo solicitado para una apoteosis de la expresión y la actuación en el delirio de la singularización, que, simultáneamente, hace de la obediencia un arte, interpretando las señales que llegan del súper y la audiencia.

Pero lo más singular de este evento es que los telespectadores pueden intervenir en las sucesivas incidencias del proceso, seleccionando a los expulsados, premiando a determinados comportamientos y sancionando otros. El ritual de la expulsión es inquietante: “La audiencia ha decidido que debe salir de la casa…”. Así, la audiencia anónima y la votación, son investidos como poderes supremos que se sobreponen a todas las contingencias.  Nadie está obligado a decir sus razones, lo fundamental es votar, actividad a la que se confiere una naturaleza mágica. La analogía con el devenir de las sociedades del presente es patente. El consumidor y el votante es soberano y fuente de legitimidad sacralizada. Cualquier acontecimiento se encuentra siempre en espera del dictamen de los votantes.

De este modo, el dispositivo postmediático GH genera unas audiencias masivas y extremadamente movilizadas y participativas.  Desde el principio, la contienda en la casa suscita distintas interpretaciones entre los telespectadores, que son convocados a expresar sus sentimientos, interpretaciones y valoraciones. De ahí resulta un espacio denso y vibrante en el que se delibera y decide mediante la multiplicación de las votaciones. De las dos sesiones semanales, una se denomina el debate, y tiene como objeto movilizar y canalizar la participación mediante la selección de eventos que terminan por ser sometidos a definición y votación.

El dispositivo sinóptico de GH se diferencia de los dispositivos conformados en la modernidad. Estos apelan a la racionalidad y entienden a los participantes como sujetos racionales que analizan la información disponible y toman decisiones. En este caso se vota como resultado del juego de pasiones en la que cada cual no tiene la obligación de sostener sus coherencias, sino expresar su veleidad subjetiva. Así, impera el sentido del juego. La masa mediática es estimulada a ejercer su soberanía e intervenir en el proceso resolviendo los dilemas. Los protagonistas de la competición aprenden a descifrar las señales de la audiencia y a modificar sus actuaciones para satisfacer al deseo anónimo del espectador que integra  la masa mediática.

El sinóptico GH termina por construir una realidad vivida, aunque esta se compatibiliza con la ficción. El guion de los programadores interviene decisivamente en las sucesivas jugadas, así como la realidad selectiva filmada por las cámaras, que se concentran en lo que se considera relevante para los programadores y espectadores.  La afirmación de que se trata de la vida misma es falsa. Es cierto que el espectáculo es relativamente imprevisible y que aparecen contingencias que modifican el curso de los acontecimientos. Pero la programación representa un papel fundamental, estimulando a los participantes a actuar en un escenario prefabricado. De este modo se hace patente la importancia de la programación invisible que rige las nuevas sociedades de control. El entorno de cada cual es rigurosamente bosquejado, de modo que cada cual tiene que ajustarse a los condicionantes estructurales, aunque conserva la discrecionalidad de seguir diferentes cursos de acción.

GH es una máquina de producir realidades virtualizadas, que moviliza audiencias masivas, de modo que crea un mundo social que se asienta sobre los sujetos telespectadores, que son nudos de relaciones sociales en los que se reviven los eventos sucesivos del juego. De este modo opera como un poderoso factor de fragmentación de la sociedad. Lo público, entendido como las cuestiones del estado o colectivas, es laminado por los distintos sinópticos que operan expansivamente en las sociedades postmediáticas. Me gusta decir que el lugar de la política es una ecuación que se puede definir así: Es la totalidad de lo público menos el sinóptico fútbol, el de las músicas, las modas y los mediáticos como el caso de GH. 

Esta situación convierte las contiendas políticas en una realidad que importa los métodos de los sinópticos emergentes. Así se puede entender la deriva de las campañas electorales y la escenificación de los antagonismos partidarios en las televisiones. La política puede aspirar a en un día importar energía procedente de esos extraños mundos de la vida resultantes de los individuos y sus redes personales capturados por los dispositivos mediáticos. Me parece patético el discurso de los especialistas en política acerca de la decepción de los ciudadanos con el serial de la formación del gobierno. Esta visión  está rigurosamente distorsionada. Una gran parte de los ciudadanos se encuentra intensamente involucrada en GH, las series de éxito; la eterna rivalidad entre el Madrid y el Barça, que se renueva cada día alimentada por los programadores, así como en otras realidades segmentadas creadas por las máquinas de producir realidades.

En las realidades virtualizadas como las de GH florecen las identidades ficcionales. En esta edición la autopresentación de los protagonistas ha sido antológica. La irrealidad se presenta en todo su esplendor. Las profesiones de los concursantes son desplazadas a segundo plano para ser subordinadas a las fantasías asociadas al estilo de vida. No puedo evitar comentar el caso de Pablo, un burgalés que se ha desplazado a Londres para, según afirma,  vivir la vida intensamente. Dice ser gofrero, que es una condición laboral que reporta horarios y salarios que pueden terminar en ricas experiencias acerca de cómo ser pobre y estar fatigado. Pablo es candidato a revivir intensamente la última versión del Londres de Dickens.

El sinóptico GH se hace presente en otras realidades. Hace muchos años no sabía cómo interpretar el comportamiento de algunos estudiantes que en la clase se interpelaban en unos tonos insólitos que tendían a escalar, de modo que la tensión era creciente. Como entonces todavía conservaba una buena parte de mi mente moderna, les reproché su comportamiento, aludiendo al sentido de la participación en la clase. Esta proporcionaba la posibilidad de enriquecer los contenidos,  generar matizaciones y puntualizaciones y hacer aparecer las diferencias que nos estimulen a todos a mejorar el rendimiento. Después comprendí el sentido de sus intervenciones. Era el efecto de GH, en el que los otros que intervenían eran contendientes a los que había que ganar y eliminar. De ahí la ferocidad de sus interpelaciones. Entonces entendí el peligro de que el aula sea una realidad compatible con un plató. En los últimos años la opción plató ha progresado inquietantemente, prodigando los comportamientos de exposición y de ese nuevo arte menor al que llaman “postureo”. Es el sinóptico que viene.

Termino haciendo público mi voto de mañana. Los expulsados deben ser Laura y Fernando. Las razones son porque me caen bien, me molan y me dan un punto positivo.

3 comentarios:

Futbolín dijo...

De Gran Hermano me abstengo de comentar nada, demasiado bien lo has hecho tu, pero aprovecho para calificar con matrícula de honor gastronómica las conservas de Olasagasti, realmente buenas.

Anónimo dijo...

Ediciones Gran Hermano
Holanda 6
Bélgica 7
Francia 9
España 17
Tasa Abandono Escolar
Holanda 4%
Bélgica 5%
Francia 10 %
España 31%

juan irigoyensánchez-robles dijo...

Gracias por la información. Expresan el diferencial entre España y esos paises. Pero los procesos sociales son similares: en todas partes la educación profundiza su crisis en tanto que avanza la televisión aliada con internet y smartphone, que producen los simulacros de la realidad.