Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Foto Juan irigoyen

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.

martes, 9 de febrero de 2016

¡OJO AL GORILA¡

La dinámica de la sociedad española es inquietante. En tanto que los nuevos contingentes de diputados nacionales y autonómicos, senadores y concejales allegados a las instituciones generan un discurso redundante, en el que abundan los términos equívocos, tales como “nueva política”, “mayoría social”, “cambio” y otros similares, se hace manifiesto un retroceso de las libertades patente. La nueva jerga contradice las realidades vividas en las instituciones, que siguen un curso inverso al espíritu de la propuesta del espectro que se define en la nueva política. El episodio de los titiriteros es clarificador. El aparato judicial resuelve la cuestión con una agilidad insólita. El estado penal comparece tras las tinieblas que envuelven a las instituciones.

La deriva de las élites y las instituciones es alarmante, cuestionando la definición de la realidad de los recién llegados y sus “reservas” mediáticas. La libertad de expresión se encuentra bajo mínimos históricos. Se han configurado varios temas tabú que son innombrables. Cualquier alusión a los mismos desencadena un volcán de condenas y de sentimientos negativos. La intolerancia se apropia de una parte del espacio público en el que se conforman temas que no pueden ser aludidos, sin excepción alguna, pues de lo contrario son literalmente lapidados por una horda vociferante. Se está conformando un fundamentalismo español en un contexto de declive económico e institucional. He dicho fundamentalismo para ser riguroso y preciso.

Por eso he tomado la decisión de aludir en este blog a los temas prohibidos-- sí, prohibidos-- en tanto que no se permiten las diferencias, ni pueden mencionar bajo riesgo de ser lapidado mediáticamente. Lo haré los próximos días. Pero ahora, apresuradamente, saco a la luz una de las cancioncillas de mi juventud. Es el gorila de Brassens. Este es uno de los críticos más perspicaces de la vida, siempre amenazada por la autoridad de turno. Como poeta y músico, Brassens practicaba un humor corrosivo que siempre me ha fascinado, en tanto que es inseparable de la lucidez.

¡ojo al gorila¡




No hay comentarios: