Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Foto Juan irigoyen

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.

sábado, 26 de septiembre de 2015

LOS LADOS OSCUROS DE LA EMPLEABILIDAD

La empleabilidad es el elemento más importante de la época presente. Todas las personas tienen que asumir sus imperativos y desarrollar sus artes en venderse a sí mismos en una serie de situaciones en las que se encuentran en una relación de inferioridad. En mi opinión, este es el aspecto más inquietante de las sociedades actuales. Voy a escribir una entrada en la que se presentan las realidades aceptadas por el sentido común de la época, pero que ocultan las servidumbres mayúsculas necesarias para desarrollar la carrera profesional. Pero hoy presento varios videos cortos que visibilizan la naturaleza semiesclava del trabajo y de las servidumbres imprescindibles para conseguirlo y conservarlo. Una de las cuestiones más relevantes es la comparación entre el pasado y el presente. Así, la pregunta más pertinente radica en determinar si se ha experimentado un progreso, o, por el contrario se asiste a un retroceso inquietante. También, me pregunto si es posible una democracia compatible con la condición de sujeto de servilismo acreditado.

El primer video es de una película fundamental que recomiendo a algunos alumnos. Es Surcos, de Nieves Conde, estrenada en 1951, en la que se narran las vicisitudes de una familia de campesinos emigrada a Madrid. Se trata de un verdadero retrato sociológico de la época. El video presenta la cola para inscribirse en la oficina de empleo de la época. El guión es sencillo: Una cola, un funcionario y una declaración de sus habilidades laborales. El ritual de descalificación de sus destrezas agrícolas, colocándolos en la situación de aprendices es patente.



El segundo video presenta otra oficina de colocación casi setenta años después, en la que los candidatos concentrados devienen del diluvio de la desindustrialización y la aparición de lo que se denomina como "la sociedad de la información y el conocimiento". Sus testimonios no tienen desperdicio pero el vínculo con el pasado es su asunción de inferioridad. La novedad radica en que sus competencias se han incrementado y se almacenan en un documento que se llama currículum, que entregan esperanzadamente para someterse al escrutinio de los empleadores.



La emergencia de la producción inmaterial determina que el campo de las competencias rebasen el umbral de las habilidades para extenderse al conjunto de la persona. La comunicación no verbal alcanza todo su esplendor. La sonrisa, la mirada, la postura o la expresión facial constituyen el éxtasis de la psicologización. Ha sido inevitable acordarme del último Pablo Iglesias y de sus compañeros, que asumen la recomendación de que sonrían.


Pero aún a pesar de la seducción de los brujos de la psicologización, la cuestión fundamental radica en el manejo de la inferioridad ante un superior. El siguiente video es inquietante por sus vínculos con la sagrada institución de la confesión. Se trata de confesar tus debilidades, que son equivalentes a tus pecados, presentados ahora ante el nuevo confesor-experto en recursos humanos, que no siempre te absuelve de las mismas y practica la penitencia de la expulsión.


Termino con un video que sintetiza el problema de fondo de la época. Paradójicamente en la biblia de Mateo se encuentra formulada con precisión esta cuestión    "Entonces el rey dijo a los sirvientes: ``Atadle las manos y los pies, y echadlo a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes...Porque muchos son llamados, pero pocos son escogidos" 
En tan sofisticada sociedad se producen acontecimientos que carecen de inteligibilidad y ponen de manifiesto el poder oscuro de una nueva casta de directores de recursos humanos. Este video es un sencillo monumento a ese terrible efecto perverso que se llama "sobrecualificación". De nuevo ¿Esto es el progreso?


Se agradecen comentarios e incluso testimonios.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Por aportar un poco de humor (negro), siempre que me toca ir a una entrevista de trabajo acabo acordándome de esto [video]https://www.youtube.com/watch?v=ikqfNV7iTK8[/video]

saludos

M.T.R.

juan irigoyensánchez-robles dijo...

Gracias MTR. Tu video aporta el surrealismo del encuentro en el que se trata de convertir al candidato en víctima. El humor negro contribuye a resaltarlo.
Saludos

Anónimo dijo...

http://www.eldiario.es/andalucia/colegio-entrevista-trabajo-quedarse-plaza_0_137186400.html

Repugnantes, yo sufrí mucho... No puedo decir más, gracias.

juan irigoyensánchez-robles dijo...

Gracias por tu referencia. Dices la palabra clave que es "sufrí". Estos métodos remiten a los sufrimientos de las personas convertidas en candidatos permanentes. El texto se refiere a un concepto fundamental como es el de "socio". Los candidatos a empleo descapitalizados y degradados conforman la idoneidad para ser socios débiles. Me parece un salto en la maldad propia de nuestro tiempo.
Saludos