Presentación

PRESENTACIÓN

Tránsitos Intrusos se propone compartir una mirada que tiene la pretensión de traspasar las barreras que las instituciones, las organizaciones, los poderes y las personas constituyen para conservar su estatuto de invisibilidad, así como los sistemas conceptuales convencionales que dificultan la comprensión de la diversidad, l a complejidad y las transformaciones propias de las sociedades actuales.
En un tiempo en el que predomina la desestructuración, en el que coexisten distintos mundos sociales nacientes y declinantes, así como varios procesos de estructuración de distinto signo, este blog se entiende como un ámbito de reflexión sobre las sociedades del presente y su intersección con mi propia vida personal.
Los tránsitos entre las distintas realidades tienen la pretensión de constituir miradas intrusas que permitan el acceso a las dimensiones ocultas e invisibilizadas, para ser expuestas en el nuevo espacio desterritorializado que representa internet, definido como el sexto continente superpuesto a los convencionales.

Foto Juan irigoyen

Juan Irigoyen es hijo de Pedro y María Josefa. Ha sido activista en el movimiento estudiantil y militante político en los años de la transición, sociólogo profesional en los años ochenta y profesor de Sociología en la Universidad de Granada desde 1990.

miércoles, 14 de agosto de 2013

LA REINVENCIÓN DE LOS SIN TECHO

Un amigo sociólogo me envía una referencia que constituye un acontecimiento-signo, que contribuye a visibilizar el avance hacia una sociedad neoliberal avanzada.  http://www.jn.pt/PaginaInicial/Sociedade/Interior.aspx?content_id=3314658  Se trata de una información en un diario de Oporto, en la que informa de una iniciativa de una Universidad Católica local, consistente en la organización de un curso dirigido a personas sin techo, cuyo objetivo es  formarlos como guías turísticos. Se trata de aprovechar sus saberes sobre la ciudad, y, al tiempo, instruirlos sobre la hospitalidad y las técnicas de animación turísticas.

Algunas personas pensarán que se trata de una anécdota o un desvarío, pero desde mi perspectiva, se integra en las lógicas que rigen las sociedades postfordistas y globales. En este sentido, se puede inscribir en las novísimas fantasías postsalariales, que acompañan el nacimiento del nuevo orden social. No es ninguna excentricidad. Muchas personas vinculadas a  lo que se denomina convencionalmente como izquierda, se encuentran ancladas en un mundo cuyas representaciones hacen invisible e ininteligible  este proceso. Las categorías que utilizan para interpretar la realidad pertenecen a una sociedad caducada. De ahí resulta su perplejidad acumulativa. Para esas personas, acabo de destapar una palabra clave del presente: “postsalarial”.

El curso de Oporto es una invención congruente con la dirección hacia una sociedad global avanzada, en la que el objetivo es la configuración de una población en tránsito permanente entre tiempos de empleos temporales precarizados  y  tiempos de desempleo. Esta es la forma óptima de asegurar los salarios bajos y una disciplina laboral y social férrea. Para conseguir este objetivo, es preciso imponer una cognición que garantice la definición de la fuerza de trabajo como un conjunto de sujetos empleables y emprendedores. Porque la empleabilidad siempre se renueva y puede crecer sin fin en el eterno retorno al desempleo. El resultado de esta definición es que la responsabilidad  de los altos niveles de paro es de aquellos que no alcanzan un nivel suficiente de empleabilidad.

El continuo empleo temporal / desempleo / formación para la empleabilidad, constituye a una población frágil e inestable, que circula por lo social sin la posibilidad de construir racionalizaciones de sus intereses colectivos en términos políticos o sindicales, que les otorguen posibilidades de defenderse en tan exigente campo político. Esta drástica dualización social, recupera la preeminencia de las categorías laborales no salariales: las trabajadoras domésticas,  los inmigrantes, los jornaleros agrícolas, los temporeros múltiples, los trabajadores en negro y otros sectores que devienen en modelo hegemónico para amplias capas de trabajadores de servicios,  incluyendo los cognitivos. El proyecto global se funda precisamente en generar una población desarraigada y circulante que flote sobre  los flujos de trabajo.

Desde esta perspectiva, el episodio de los sin techo reconvertidos en guías turísticos des-salarizados, es un hecho coherente que se inscribe en la configuración de este orden discursivo. Toda la cola fluida, en tránsito hacia empleos precarios, que terminan en el desempleo, conforma la población marcada, que debe ser reconvertida a las necesidades funcionales de la oferta de trabajo.  La circularidad y el tránsito permanente es su atributo singular que determina sus identidades. De ahí que sea requerida imperativamente, desde el sistema político y mediático, a la acreditación de las actividades destinadas a incrementar su empleabilidad. La diversidad de estas poblaciones estigmatizadas, hace que se utilicen un conjunto de estrategias para avanzar hacia este objetivo.

Esta población es gestionada como un colectivo de un campo de concentración. Desde los media es señalada, marcada, vigilada y convertida en sospechosa ¿veremos en el futuro no lejano  a la aparición de un uniforme?  Pero, además, se utilizan métodos de denuncias anónimas. La ínclita ministra Báñez, acaba de impulsar una medida para recoger denuncias anónimas a los desempleados incumplidores. Se trata de establecer en la cola la lucha entre sus componentes. Cada uno es sospechoso para los demás  y puede ser denunciado ante la autoridad. Así se cumple en este espacio el precepto de la gubernamentalidad neoliberal consistente en el establecimiento de una competencia perpetua entre las personas en todos los niveles.

Las poblaciones, como los sin techo, que se pueden entender como el final de un proceso de marginaciones en el que se debilitan sus lazos sociales, deben ser integradas en este orden social postsalarial, en el que todo debe ser subordinado a las necesidades de la máquina productiva globalizada.  Es decir, tienen que acreditar sus competencias laborales, las genéricas, las específicas y también las transversales, para formar parte de la circularidad que rige la gestión de estas poblaciones subordinadas, gestionadas desde el supuesto de la “movilidad exterior”, enunciado por la señora Báñez. De este modo los sin techo son reinventados para ser reintegrados al conglomerado precarizado-desempleado, teniendo que asumir sus supuestos para  conseguir y renovar sus credenciales de empleabilidad.

Pero en este episodio aparece un aspecto de gran relevancia, como es el de la acción de las agencias de gobierno neoliberal para apoderarse de todos los saberes sociales, reconvirtiéndolos para su utilidad productiva. Así, las rutas, los rincones, los lugares que son descubiertos por los sin techo en sus derivas urbanas, tienen que ser recuperados e integrados en la oferta turística, que requiere de su diversificación para satisfacer a todos los segmentos, y, por ende, a los turistas que deseen tener una aventura estimulante, con componentes de riesgo que acrediten la singularidad de su experiencia.

Tengo un sentimiento difuso de temor por haber suscitado esta cuestión desde Andalucía. No puedo evitar comentar mi fascinación por el consejero de Turismo Rafael Rodríguez. Es un militante de Izquierda Unida que ha arribado a tan importante conserjería tras un atormentado viaje de oposiciones y periferias. Sus discursos me parecen antológicos, sin desperdicio. Youtube es testigo del vigor con que expresa su ideario neoliberal, confirmando el precepto de la energía que aportan los conversos. No se puede encontrar ni una sola señal de diferencia con la derecha convencional. El pensamiento único brilla en todo su esplendor. Mercados, segmentaciones, calidades, excelencias, oportunidades, todos los conceptos del patrimonio conceptual del neoliberalismo son encarnados con una convicción admirable  por este prohombre.

Por eso me temo que pueda recoger esta idea y ponga a los sin techo, los aparcacoches ilegales u otras categorías de sectores marginados, al servicio de las calidades turísticas para reforzar la hospitalidad a tan sofisticados  y cosmopolitas huéspedes.  Para ello serían instruidos por los imaginativos maestros de la formación para el empleo. Pero tengo que reconocer que esta situación desborda mis obsoletos esquemas. Admito que soy una persona anticuada al reconocer que estos sectores marginales son una parte inseparable de una estructura económica y social. En esto discrepo de los que reinventan las distintas realidades que no afectan a la inmóvil y regresiva estructura social.  Por eso tengo que entender lo de la destrucción creativa, que propugnan las fuerzas vivas, las que actúan para  configurar los escenarios físicos para recibir a los turistas. Cuando entienda esta destrucción podré entender el secreto de las calidades turísticas.





3 comentarios:

Anónimo dijo...

El incremento constante del fascismo social, esa es la realidad de esa destrucción creativa que exige que el mundo desfile por pasarelas jerarquizadas por rango simbólico.

Un ejemplo extraordinario del como la miseria y la vulnerabilidad sirven para el enriquecimiento y el turismo visionario.

Del mismo modo la lista del desempleo, el mercantilismo que se hace de la necesidad (clave del capitalismo actual): del desempleo, la educación infantil y los terrenos municipales. Véase el caso siguiente en Granada.

1.
La empresa María Nebrera Ruiz SA tendrá que devolver los 190 euros que cobraba a cada sujeto por la candidatura a una oferta de empleo de 90 puestos, en un futuro colegio privado bilingüe en la ciudad, aún por hacer.
http://www.facua.org/es/noticia_andalucia.php?Id=7307

2.
AHORA, la SA, nos dice que ya NO HACE FALTA PAGAR.
http://www.colegiomarianebrera.es/equipo-docente/

3.
Un colegio de infantil de primer ciclo de ésta empresa la "tutela" el ayuntamiento, la Fundación Granada Educa, antiguo proyecto del Patronato Municipal de Escuela Infantiles. La otra escuela infantil la lleva a cabo otra empresa especializada en externalización, el denominado "outsourcing". Ambas escuelas "tuteladas" no tienen nada que ver en filosofía, proyecto educativo y personal trabajador.
http://www.fundaciongranadaeduca.org/escuelas-tuteladas
http://www.colegiomarianebrera.es/oferta-educativa/primer-ciclo-educacion-infantil/

4.

María Nebrera Ruiz S. A. es la empresa (de la empresaria del mismo nombre y su esposo, Francisco Martínez Caparrós) a la que el Ayuntamiento de Granada adjudicó en diciembre de 2010 por 25 años la gestión de la escuela infantil Asunción Linares construida en el Serrallo con el Plan E, es decir, con dinero público.

El lote que se llevó Nebrera en ese procedimiento también incluye el derecho de superficie por 40 años de una parcela colindante, del Plan Parcial 42, que tiene uso docente. Es en esa parcela donde la empresa debe construir el nuevo centro para el que ha convocado las 90 plazas. El edificio que aparece en la web no está construido aún en el Serrallo, aunque existe la obligación de hacerlo según el Pliego de cláusulas administrativas y prescripciones particulares por el que se rigió el procedimiento abierto de la adjudicación.

Por la explotación de la escuela infantil Asunción Linares, María Nebrera paga al Ayuntamiento de Granada un canon de 65.000 euros al año, que al cabo de 25 años serán 1,6 millones de euros, casi lo mismo que costó construirla con dinero público. Por el derecho a explotar la parcela de uso educativo (o sea, por la cesión del suelo por 40 años para que construya su centro educativo), debe pagar un canon de 941.640 euros, la mitad ya debe haberla abonado y el otro 50%, cuando inicie actividad.

El nuevo centro educativo, en una de las zonas de expansión de la ciudad con más alto nivel socioeconómico, tendrá todos los niveles de enseñanza hasta el Bachillerato y Formación Profesional. Las clases del primer ciclo de infantil, según indica la propia web, se imparten en la escuela municipal “tutelada” por el Ayuntamiento de Granada.
http://plenogr.granadaimedia.com/2012/12/23/sobre-oferta-de-empleo-maria-nebrera/?utm_source=Granadaimedia+Newsletter&utm_campaign=a297c72e53-RSS_EMAIL_CAMPAIGN&utm_medium=email#Maria-Nebrera



gracias Juan,

nano.

A. Jiménez dijo...

Acabo de terminar de leer el libro de César Molinas Qué hacer con España tras haber leído su artículo tan comentado de El País del año pasado sobre las élites extractivas. Y me ha sorprendido (iluso que soy) el descaro de estos neoliberales que aceptan sin discusión las tesis de Fukujama del fin de la historia y la globalización como hechos que nos pasan como si fuera el pedrisco u otros eventos naturales. Y en su discurso no dejan nada al azar, todo lo quieren ordenado al mismo fin: despojar al ya despojado de todo lo que estorbe a sus fines en la etapa de la poshistoria. Así la casa en propiedad del obrero, del trabajador intelectual, no deja de ser una "suerte de dependencia moderna semejante a una nueva gleba" que sujeta al individuo a un lugar y le impiede la suficiente movilidad necesaria para mejorar su empleabilidad. El capital así liberado, además serviría para mejorar las prestaciones de su futura pensión, toda vez que es indiscutible que en el futuro las pensiones públicas solo podrán cubrir el 50% del salario y para poder cobrarlas tendrá que trabajarse un mínimo de 50 años".....No queda duda alguna, las reformas emprendidas llevan al escenario de guías turísticos alternativos, pero también a ingenieros y médicos alternativos, des salarizados.

juan irigoyensánchez-robles dijo...

Estoy de acuerdo Antonio. En los profesionales lo que va a suponer este cambio es que la mayor parte va a empeorar sus condiciones, y una parte va a participar de altos privilegios. De nuevo la pirámide.

Respecto a lo de Molinas, el modelo neoliberal funciona mediante el estímulo de la imaginación. Se construyen modelos profesionales y vitales inalcanzables para la mayoría. Después esta es descalificada. Se cierra el círculo con la penalización de los recortes.

Un ejemplo que me gusta poner. Se construye un modelo profesional sobre el perfil de Ricardo Bofil el arquitecto. Este se aplica a un auxiliar administrativo. Se termina criticando su poca propensión a las movilidades y a lo nuevo. Se entiende su vida como miserable, centrada en su hipoteca. La frase más cruel es cuando se le pide que se reinvente. Este es el atributo de un arquitecto triunfador, pero no es posible para un administrativo.